Existen cinco mercados principales de oro en el mundo, son los de Nueva York, Londres, Zurich, Hong Kong y Sydney.

A veces se confunde el London Bullion Market con el London Metal Exchange pero son mercados con intereses distintos. El London Bullion Market solo se dedica al comercio de oro mientras que el London Metal Exchange también trata otros metales.

El precio del oro mundial se fija dos veces al día en Londres. Un grupo de banqueros se reúne y deciden cual será el precio del oro en el momento exacto en el que lo deciden. Lógicamente el precio del oro va fluctuando cada hora a partir de ese momento. La razón por la cual se fija el precio del oro es para estabilizar el mercado y así darles una referencia estable a los bancos que lo necesitan para poder operar. Dicho precio, una vez decretado, funciona como una referencia directiva para el día. El precio del oro se fija en libras esterlinas y de ahí se convierte, para cada mercado, en la divisa de su país respectivo. De forma general, el precio del oro, a través del mundo, se calcula en dólares estadounidenses o en euros.

Cada mercado del oro tiene su propio horario dependiendo de su zona horaria lo cual implica que el mercado del oro esté abierto prácticamente las 24 horas del día. El precio del oro fluctúa según la influencia de varios factores. Algunos de estos factores son: el valor de las divisas, sobre todo el dólar estadounidense, el precio de otras materias primas, el precio del petróleo, la situación económica y cambios en el mundo entero de importancia global como guerras e inclusive  catástrofes naturales (terremotos y tsunamis).

La mayor influencia es la percepción del valor del oro respecto a la divisa de un país. Cada día cientos de investigadores escriben informes sobre lo que puede pasar en el mercado del oro. Subir, bajar o permanecer estable. Nadie puede predecir con exactitud como va a reaccionar el mercado del oro pero a lo largo del tiempo se puede observar que históricamente el valor del oro siempre ha aumentado. Siempre que existan factores como la inflación, el intercambio de divisas y la fluctuación económica se podrá decir con bastante certeza que el oro seguirá esta tendencia incremental que viene siguiendo desde hace 100 años. Aún así, es difícil decidir cuando comprar, vender o simplemente mantener su posición en el mercado del oro.

Algunos se preguntarán ¿qué tipo de oro debería comprar? Las opciones posibles son las monedas de oro, los lingotes de oro, las acciones de empresas mineras o los ETF. Cada una de ellas tiene sus ventajas y desventajas. Las monedas y las barras de oro generalmente convienen a las personas que quieren acumular su valor de inversión a largo plazo.

Las acciones en empresas mineras de oro son mucho más fáciles de comprar o vender a corto plazo (a diario e incluso cada hora), al igual que fondos de mercado (ETF). La compra y venta de acciones de empresas mineras es más imprevisible y se hace a través de brokers, bancos o fondos de inversión.