La historia del paladio se encuentra unida a la del platino. El paladio, forma parte de los metales del grupo del platino junto con el platino, el rodio, el rutenio, el iridio y el osmio

En 1803 el físico y químico británico William Hyde Wollaston, consiguió aislar químicamente el paladio .

El paladio es un metal precioso que tiene buenas características para la acuñación de monedas, pero su uso como tal general ha sido muy limitado.

La primera nación que acuño oficialmente monedas de paladio fue Tonga en 1967 para conmemorar los 20 años de la coronación del rey.

A finales de los años 80 Portugal y Francia EEUU China y Rusia Australia  asimismo acuñaron monedas de paladio.

El uso de paladio despegó en la década de 1970 cuando empezó  la demanda de catalizadores debido a las notables propiedades del paladio como catalizador.

A medida que las normas internacionales sobre emisiones toxicas se hicieron más estrictas en los años 90, la demanda de paladio aumento exponencialmente.

En joyería se empezó a utilizar el paladio en 1939, como una alternativa al platino. Puesto que en Rusia el platino fue declarado metal estratégico y reservado para usos militares en ese año.